La monitora deportiva se despide en una larga carta en la que culpa al Ayuntamiento de su partida

Manifiesta fuertes desavenencias con la Concejala responsable de deportes; y al alcalde le recrimina el no haber mediado en su conflicto con la edil.

Inés Cancho

Inés Cancho, la monitora en cuestión, afirma que el alcalde se comprometió a entrevistarse con ella para mediar en el agrio conflicto que mantenía con la Concejala de deportes, Mª José Casco González, pero que ni si quiera se prestó a hablar con la afectada.
Acusa a los responsables municipales de incompetencia en lo referente a su contratación pues, según ella, tuvo que pasar dos veces por la entrevista exigida en la convocatoria porque la primera no cumplía con lo establecido por ley y fue impugnada. Esta circunstancia, de la que ella no tuvo conocimiento hasta un mes después, la hizo estar en situación laboral irregular sin su conocimiento, al trabajar sin estar inscrita en la seguridad social (como es preceptivo) durante algunos días.
Ines Cancho,  hace duras acusaciones contra la concejala responsable acusándola de dejadez en sus funciones, de no atender a las demandas de las instalaciones deportivas de las que Ines estaba al cargo y de no estar al lado de los equipos y actividades organizadas desde su propia concejalía “…En diversas reuniones mantenidas con padres y madres, ha sido relevante la ausencia de la concejala de deportes, además de no asistir a ningún partido ni del equipo infantil ni del equipo femenino, ni acompañar a los niños de categorías inferiores en ningún viaje, tanto en partidos oficiales como en partidos amistosos  […] Además de otros eventos realizados por mí, en los que no está ¿por qué?…, el retraso del pedido de las equipaciones de nuestros pequeños, que aún no sabemos dónde están; la necesidad de una nevera en el pabellón polideportivo por su necesidad para mantener el hielo frío por posibles lesiones, tardando diez meses en conseguir que llegara al pabellón…”

Tras otros muchos reproches de Cancho,  termina su carta agradeciendo el cariño y el buen recuerdo que, en contra, se lleva de todos sus entrenandos, de los niños de sus equipos y de los alumnos de las clases de fitness  “Me llevo lo mejor de Logrosán, vuestro cariño, apoyo, esfuerzo, compromiso cada día que yo he estado allí. Pero sobre todo por vuestra acogida, desde el primer día que yo llegué aquí. Mil gracias de corazón.”

Descarga: carta para el pueblo de Logrosán

Anuncios