SUCESOS GUADALUPE. Un Guardia Civil rescata a 4 personas de una casa en llamas

Todos los indicios apuntan a que el origen del incendio se inicio en un brasero.

Los hechos ocurrieron en la localidad de Guadalupe el pasado domingo. En la mañana del pasado día 04 de marzo, un agente de la Guardia Civil destinado en el puesto de Guadalupe ha conseguido rescatar a cuatro personas, entre las que se encontraban dos niños, del interior de una vivienda en llamas poniendo en riesgo su vida cuando intentaba sofocar el fuego.

LOS HECHOS

Sobre las 09:30 horas del pasado día 4 de marzo, un agente de la Guardia Civil que prestaba servicio en el Puesto de Guadalupe, oyó unos gritos pidiendo auxilio, procedentes de una vivienda que se encontraba a escasos metros del acuartelamiento.

De forma inmediata el agente corrió hacia la vivienda en cuestión, comprobando que en la misma se había declarado un incendio y que la planta superior estaba siendo pasto de las llamas al tiempo que uno de los moradores del inmueble intentaba forzar desde el interior la puerta de acceso a la vivienda que se encontraba cerrada con llave. En ese instante el agente golpeó con contundencia la puerta desde el exterior, consiguiendo abrirla y evacuar a cuatro personas que se encontraban atrapadas en el interior: un matrimonio y sus dos sobrinos, de 9 y 3 años de edad.

Tras verificar el agente  que dentro de la vivienda no había ninguna otra persona, y que los cuatro rescatados se encontraban en buen estado, alertó de inmediato a los servicios de emergencia para gestionar el desplazamiento de los medios de extinción, adentrándose acto seguido en el inmueble, dirigiéndose hacia la planta superior, en un intento de sofocar las llamas y evitar que el incendio se propagara al resto de la vivienda, desistiendo de tal acción al comprobar que el aire era irrespirable y que el fuego se propagaba con gran virulencia.

Posteriormente y tras presentarse bomberos del SEPEI de Navalmoral de la Mata (Cáceres), lograron controlar el incendio, quedando extinguido dos horas más tarde.

Gracias a la intervención del agente de la Guardia Civil, que puso su vida en peligro,  no hubo que lamentar daños personales, registrándose únicamente daños materiales en el inmueble como consecuencia del incendio, el cual pudo tener su origen en un brasero, en el que habría caído accidentalmente un cojín.

Anuncios