PESCA. Nos quedaremos sin tencas

Podemos estar preparados para luchar contra los elementos pero, no contra los de la Junta de Extremadura.

foto de archivo

JOSÉ ANTONIO GIL. En 2010 se fundó la Sociedad de pescadores de Logrosán. Con gran esfuerzo físico y económico por parte de los 80 socios que formaban dicha sociedad, se recuperaron dos estanques que estaban sucios, casi cegados de cieno, basuras, vegetación etc. La inversión fue de 21.000€, deuda que se fue saldando con la cuota anual, derramas extras y organizando todo tipo de eventos. Por fin pudimos repoblar con tencas, solo y exclusivamente tencas (especie autóctona).

Nos hicimos Sociedad colaboradora de la Junta y se creó el coto de pesca propiedad de la Junta de Extremadura. Tras grandes esfuerzos, y una vez solucionado el trámite burocrático, el coto empezó a dar sus frutos y jóvenes y mayores disfrutaban de agradables jornadas de pesca en un ecosistema en el que convivían pescadores con  tencas, cigüeñas y ocasionalmente, garza imperial, garceta grande, nutrias, ánade común, andaríos, cerceta común, gallineta común  vacas, cerdos, caballos etc., un ecosistema perfecto y equilibrado ya que la sociedad, con autorización de la administración en las épocas marcadas y bajo la supervisión del Agente de Medio Ambiente de la zona, hacía un control de las especies invasoras y dañinas como son el cangrejo americano o el cormorán grande, hasta que en los años 2016 y 2017 la administración empezó a poner trabas, amparándose en la Ley 42/2007 de 13 de diciembre del patrimonio natural y de la biodiversidad y negando las autorizaciones para paliar los daños producidos por la especies invasoras que cada año atacan a las especies autóctonas incluso molestando y desplazando a algunas de las especies anteriormente citadas.

Otras de las piedras en el camino que nos encontramos por parte de la Junta, es que el guarda de la sociedad no puede utilizar las “jaulas” para capturar cangrejos, ya solamente lo puede hacer alguna empresa autorizada (desembolso económico) y los cangrejos que normalmente se repartían para la gente del pueblo, residencia de ancianos etc. van destinados a llenar las arcas de alguna de estas empresas. Las tencas que la piscifactoría de la Junta vendía a la sociedad a un módico precio a cambio de los permisos que la sociedad vendía a pescadores ajenos al coto, tampoco son concedidas, si se quiere repoblar con tencas ha de hacerse en piscifactorías privadas (desembolso económico para otra empresa  particular). En el mes de febrero/marzo se suelen repoblar con alevines, este año la sociedad se negó  a dicha repoblación porque en esas fechas había en las aguas del coto unos veinte cormoranes diariamente, no hubiera sido una repoblación sino una sobrealimentación de dicha especie.

Por lo anteriormente expuesto y dado el interés que el señor D. José Antonio Mateos Martín, JEFE DE SERVICIO DE CONSERVACION DE LA NATURALEZA Y ÁREAS PROTEGIDAS, el señor D. Pedro Muñoz Barco, DIRECTOR GENERAL DE MEDIO AMBIENTE y la señora Dª Mª Jesús Palacios González, JEFA DE SECCIÓN DE VIDA SILVESTRE, tienen en la proliferación del cormorán grande y el cangrejo americano en el coto de pesca de Logrosán, la directiva NO SE SIENTE MORALMENTE CAPAZ de exigir a los pescadores que paguen la cuota anual de 2018 para alimentar a las especies invasoras.

Para poder gestionar las cosas del campo, hay que pisar el campo, no solo de vez en cuando y gestionar desde una oficina a través de internet y redes sociales.

En un corto espacio de tiempo veremos como esos dos estanques volverán a ser una masa de agua llena de basuras, vegetación, vertidos y especies invasoras, los pescadores nos limitaremos a pasear y contemplar esos lindos “pajaritos”.

                                                                                                        EL PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE PESCADORES LA PARRALA

                                                                                                                                              Fdo. José Antonio Gil Piñas

Anuncios