Cabañas del Castillo entre los pueblos más despoblados de España

“La España vacía es un territorio extenso que no tiene ciudades. Los habitantes de esta España vacía se sienten abandonados a su suerte. Muchos (…) inventan un pasado lleno de vida y niños y gente. Pero lo cierto es que la España vacía nunca estuvo llena.” Fragmentos de La España vacía de Sergio del Molino.

Cabañas. 15 habitantes que no quieren dejar su pueblo

http://www.pieypata.com. Gloria, Julia, Jacinto, Enriqueta, Vicente, Benito, Cristina, Pedro, Maite, Andrés, Laura, Julián, Juan, Elsa y Jara. Quince personas de entre 82 y 4 años de edad son quienes caminan día tras día por las calles de Cabañas del Castillo, un pueblo extremeño que se encuentra bajo la sombra de una gran sierra de roca sobre la cual descansan las ruinas de un antiguo castillo. Se encuentra en la Sierra de las Villuercas, a tan sólo 110 kms de Cáceres. Son ellos quince y nadie más. El resto de las casas o están abandonadas o, en su gran mayoría, reconstruidas como casas de fin de semana para gente de otros sitios.

Hoy es día de semana, y Cabañas del Castillo es un pueblo silencioso, en donde si uno no golpea a la puerta de una casa, es difícil cruzarse con alguien por las calles. Sin embargo si uno lo hace, esa puerta se abre de par en par para dejar pasar al invitado con enorme amabilidad y simpatía. Es gente con un ritmo diferente, en constante contacto con la naturaleza y con la vida en el campo.

Desde todo el pueblo puede verse la hermosa pared de roca que los protege del viento, y allí en lo alto, las ruinas del castillo de origen musulmán con tres torres que se han mantenido en pie desde el siglo XII. La vista desde allí arriba es inigualable, y el atardecer, uno de los más maravillosos que he visto. (Pueden ver la fotogalería de Cabañas del Castillo haciendo click aquí).

Cabañas del Castillo, es, junto a miles de otros sitios en España, un pueblo afectado por los grandes cambios que se produjeron en el campo en el último siglo. Las maquinarias comenzaron a reemplazar al hombre, los jóvenes empezaron a viajar hacia las grandes urbes en búsqueda de mejores oportunidades de estudios y de trabajo, y los pueblos lamentablemente, a quedar en el olvido. La urbanización fue demasiado rápida y las ciudades colapsaron. El campo comenzó a entrar en un declive sin retorno y miles de pueblos quedaron totalmente vacíos y abandonados.

Anuncios