Una bodega de Cañamero reconvertida en fábrica de EPIs

Fabrican batas y mascarillas para toda Extremadura.

Colaboran con la asociación de voluntarios EL COVID-19 LO PARAMOS TODOS (puede seguirse desde su página de facebook) que trabaja en todo el país.
Fabrican para aquellos lugares que necesitan este tipo de equipos como centros de salud, residencia de mayores o el propio hospital cacereño.
A la residencia femar de Logrosán han donado 150 mascarillas y 75 batas para el uso del personal de atención a los mayores.

Se trata de una actividad voluntaria y altruista coordinada a través de un grupo de facebook denominado EL COVID-19 LO PARAMOS TODOS.
Se trabaja con donaciones de instituciones y organismos como la del Ayuntamiento de Cañamero o la Residencia de Logrosán, y mano de obra voluntaria. A la bodega, ahora reconvertida en fábrica textil, las voluntarias cañameranas han llegado con sus máquinas de coser y sus manos y echan horas de trabajo para ayudar a gente que no conocen pero que lo necesita en estos malos momentos.

Un grupo de cañameranas nos muestran cómo fabrican las batas.

Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: