DENUNCIA CIUDADANA. El cuidado de nuestras calles es cosa de todos

La mala huella que dejan uno o dos incívicos perturba la imagen que damos todos.

Parece que algunos no se han enterado aún de que hay que recoger del suelo las cacas de su mascota. ¿Quién no se ha llevado alguna a su casa pegada en el zapato? Es una situación ciertamente desagradable que nos lleva a acordarnos (y no para bien) de la progenitora e incluso de los antepasados del dueño del animal.
Desconocemos si se trata del mismo desaprensivo, pero tampoco dan muy buena imagen los residuos amontonados fuera de los contenedores, en este caso hablamos de ropa tirada en el suelo en la céntrica Plaza de la Torre.
Todo esto de una lectora colérica con lo que ha visto esta mañana de domingo por las calles de su pueblo y nos lo ha enviado.

A %d blogueros les gusta esto: