CULTURA: Elías Aparicio, un artista berzocaniego que trasmite a su escultura lo que lleva dentro.

Hijo de Berzocana, expone estos días en Madrid su obra escultórica.

Microsoft Word - CARTEL ELIAS APARICIO.doc“El objetivo de cualquier ser humano es el de ser capaz de transmitir en el trabajo diario lo que lleva dentro. Algunos lo consiguen trabajando la tierra, otros vendiendo lo que la tierra ha producido, otros creando las reglas por las que se deben regir esas ventas, otros dirigiendo las voluntades de los demás y otros nos gustaría conseguirlo a través de la creación de objetos, supuestamente “inútiles” en donde se puedan  encontrar belleza, compromiso y esfuerzo. E. Aparicio en “su biografía”

El pasado 14 de Octubre se realizó el Acto de Inauguración de la Exposición “ESCULTURA CUÉNTICA” del  artista de raíces berzocaniegas, Elías Aparicio, en la Sala “LA JARAMILLA” del Centro Cultural del mismo nombre en Coslada (Madrid).

La Inauguración corrió a cargo de la Concejal de Cultura, Participación Ciudadana y Educación, representado por D. Manuel Marín Pérez (Concejal) y Dª. Azucena Calderón González   (Coordinadora Cultural).

Después de una breve presentación, se dio paso al visionado de un video explicativo sobre el concepto de la Escultura Cuántica y el desarrollo del dibujo espacial como forma de expresión escultórica.

La Exposición está compuesta de diversas obras, realizadas durante los dos últimos años, en bronce y madera y podrá visitarse entre los días 15 de Octubre a 9 de Noviembre.

mis raices de Berzocana.(Por Elías Aparicio)

Mis padres casados y viviendo en Berzocana, emigraron a Madrid en los inicios de los años 50 y allí nacimos mi hermana y yo, pero todas nuestras raíces tanto maternas como paternas, provienen de Berzocana.
Nací en 1957 y las primeras vacaciones que pudieron disfrutar mis padres, a inicios de los 60, las tuvimos en Berzocana, donde yo pasaba prácticamente todos los veranos en casa de alguno de mis tios, hermanos de mi madre. Por lo que tengo muy buenos recuerdos de las dehesas de Berzocana, donde mis tios se ganaban la vida cuidando el ganado del terrateniente de turno. 
Como debes comprender, en aquellos años, poca conciencia política rondaba en mi cabeza, pero algo extraño percibía en las conversaciones de los mayores y en las relaciones entre el “amo” y los “siervos” ( mis tíos ) y sobre todo en las discusiones a las que asistía cuando mi padre ( hijo de berzocaniega y de Carabinero Republicano. Hermano de oficial del ejercito Republicano fusilado durante el golpe militar de Franco en África) se esforzaba por explicar a mis alfabetos tíos, los derechos de los obreros.
Yo continuaba viviendo durante el curso escolar en Madrid. Primero en los asentamientos de emigrantes, muchos de ellos extremeños, situados en los suburbios de la carretera de Toledo y después en un barrio marginal constituido por viviendas sociales construidas por el dictador, en la zona de Carabanchel Bajo, que aún existe, Caño Roto.
Todavía me llegan recuerdos a mi memoria, cuando viajo a Cañamero por la antigua carretera de los Guadarranques y percibo  los olores de la flor de la jara en primavera. Esos olores que quedan imborrables en nuestras neuronas y los tengo asociados a una mezcla de mareos desagradables producidos por el traqueteo de las antiguas “viajeras” ( autobuses de la antigua empresa Doaldi) con asientos de skay y ventilación a través de las ventanas abiertas, recorriendo aquellas carreteras de curvas interminables y mal asfaltadas, con una alegría desbordante ante el panorama de pasar los tres meses de verano en el campo, algo nuevo y sinónimo de LIBERTAD para mi. Sin deberes ni responsabilidades en los estudios, donde ayudaba a mi tío en las labores del ordeñe matutino de las cabras, apenas comenzando a amanecer y en las tareas de realizar aquellos quesos que eran parte esencial de nuestra dieta veraniega.
En fin, son muchos recuerdos de niñez y adolescencia, de amistad y primeros amores, que me acompañaban el resto del año en Madrid y que han moldeado parte de mi carácter.
No soy de Berzocana pero hay imágenes, texturas, colores, olores,  que se reflejan en mi pequeña actividad creativa a la que por fin, he podido dedicar mi tiempo en estos últimos años.
Realmente, conforme te escribo este denso y resumido texto, me doy cuenta de la necesidad de poder explicar mucho más extensamente cada uno de los recuerdos que me vienen a la memoria. Pero para eso hay que tener una facilidad de escritura, que yo no poseo.

 

Anuncios

5 Responses to “CULTURA: Elías Aparicio, un artista berzocaniego que trasmite a su escultura lo que lleva dentro.”

  1. Hola Elias, me gustaría contactar contigo. Soy de Berzocana, y me ha gustado mucho todo lo que dices y lo que haces.
    Un saludo…

    Me gusta

  2. ¿Por qué los de Berzocana son Berzocaniegos y no Berzocanos, si los de Logrosán son Logrosanos y no Logrosaniegos?

    Me gusta

    • Buena pregunta. Los gentilicios de nuestros pueblos no parece que estén muy definidos; de hecho podríamos decir que se utilizan indistintamente los sufijos “anos-anas” o “iegos-iegas”, tanto en Berzocana como en Cañamero o en Logrosán. En el caso que nos ocupa nos hemos remitido a la página de wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Berzocana
      Gracias por su comentario.

      Me gusta

Trackbacks