El caso de Logrosán llega al Supremo, donde el hijo sigue acusando a su madre.

La fiscalía y la acusación particular mantienen que los dos son asesinos y es acertado que el jurado condenara, a cada uno, a 17 años y medio de cárcel.

José Carlos TrigueroLo ha vuelto a hacer. En el Tribunal Supremo José Carlos Triguero ha vuelto a negar que él matara a su padre, y ha apuntado a su madre, Rosa Durán, como responsable del crimen. (Diario HOY)

Hijo y madre han recurrido en el Supremo la condena impuesta de 17 años y medio de cárcel para cada uno, por haber planeado la muerte de su padre y marido, de Alfonso Triguero, el 14 de febrero de 2011. Ese día el empresario falleció en su casa de Logrosán al recibir un tiro de escopeta mientras dormía.

Los principales sospechosos fueron las dos únicas personas que estaban en la casa con la víctima: su mujer y su hijo. Fueron detenidos una vez que se consiguieron pruebas que les acusaban, como los restos de pólvora y las huellas en el arma del crimen.

Durante cuatro años los dos mantuvieron que eran inocentes, que había entrado en la casa un asesino, que mató al empresario y se llevó el dinero recaudado durante el fin de semana en el mesón que regentaban. Esa versión no era muy convincente ya que la puerta exterior no fue violentada.

A lo largo de cuatro años se mantuvieron unidos, incluso cuando fueron juzgados por un tribunal de jurado en la Audiencia de Cáceres y los dos fueron encontrados culpables de asesinato. Para los miembros del jurado, quien fue el autor material del disparo fue el hijo, pero habría seguido un plan urdido junto con su madre.

Los dos recurrieron la sentencia condenatoria en el Juzgado de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, y fue allí, el 8 de abril de este año, cuando José Carlos Triguero señaló a la madre como posible culpable. Su abogada dijo que él no tenía motivos para acabar con la vida de su padre, pero sí los tenía su madre, ya que él llevaba una doble vida, manteniendo relaciones fuera del matrimonio. Dijo que podía haberlo matado por despecho y rencor, y que era muy significativo que el crimen ocurriera el Día de los Enamorados, el 14 de febrero.

También se indicó que con la muerte de Alfonso Triguero se solucionaban algunos problemas económicos. El matrimonio debía alrededor de 275.000 euros, pasando algunas deudas a reducirse a la mitad tras el fallecimiento del marido, además de empezar Rosa Durán a cobrar una pensión por viudedad.

La madre, que sabía que José Carlos la iba a acusar, decidió no responder a las acusaciones del hijo, manteniendo únicamente que ella era inocente y que su matrimonio gozaba de buena salud.

El Juzgado de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura confirmó la sentencia del jurado, y los condenados han decidido ir hasta el final, recurriendo al Tribunal Supremo.

Las cuatro partes implicadas en el sumario del crimen de Logrosán ya han puesto en conocimiento del Supremo sus posturas. La madre y el hijo se han declarado inocentes, aprovechando la defensa de él para acusar a la madre como autora del crimen.

Quienes se mantienen firmes en su línea de actuación son las acusaciones. El ministerio Fiscal señala que es justo que madre e hijo sean condenados, cada uno, a cumplir una pena de 17 años y medio de prisión. Lo mismo indica la acusación particular, la abogada Lourdes Díaz, que representa a uno de los hermanos del asesinado.

Ahora se espera que el Supremo nombre al magistrado ponente, para que éste estudie todo el procedimiento y ponga el punto final a uno de los crímenes más mediáticos que han sucedido en esta provincia.(Diario HOY)

Anuncios