«EL FACTOR PERICLES»: Un nuevo colaborador de LAD nos llevará a conocer la realidad de los conflictos del planeta.

Roberto DuránEs un experto en relaciones internacionales.  Roberto Durán «el Peregrino», pretende abrirnos los ojos sobre lo que de verdad ocurre en política internacional. Roberto asegura que todo lo que pasa en el mundo de las relaciones geopolíticas  entre países, siempre acaba afectándonos a todos. «El peregrino» promete contar lo que nadie cuenta y desvelarnos secretos e intereses ocultos y verdades que pocos conocen en el oscuro mundo de la macropolítica. 

«EL FACTOR PERICLES» es el título de esta nueva sección de colaboraciones externas. Bienvenido a LAD            

    LAS CLAVES DE LA REVUELTA EN UKRANIA

             Aunque a muchos de los lectores les parezca que los sucesos que acontecen en Ucrania les pilla de lejos, nada más alejado de la realidad.

ucrania

Ucrania, una cuerda tensa entre dos potencias: la Unión Europea y su tradicional aliado, Rusia.

            España pertenece a la Unión Europea y a la OTAN, por lo que en la economía globalizada que sustenta todo el entramado mundial, a este nuestro querido país,  afecta lo que suceda en cualquier lugar del mundo por muy remoto que se encuentre, ya sea en Somalia o Afganistán.

            Estamos viendo a través de la prensa y la televisión, cómo en los últimos días la Plaza de la Independencia del centro de Kiev se ha llenado de personas que desafían al actual presidente Yanukovich, que a su vez se encuentra sustentado por el Partido de Las Regiones, ganador de las últimas elecciones.

 

            Supuestamente, los manifestantes protestan por la no adhesión del país a la Unión Europea y la claudicación del presidente a las presiones rusas, con Vladimir Putin a la cabeza.

            Para entender lo que ocurre, en primer lugar hay que echar un vistazo a la situación a la economía Ucraniana: se trata de un país de unos cuarenta y dos millones de habitantes (de los que el 77 % es ucraniano étnico) sumido en la pobreza desde que se independizó de la extinta URSS. La esperanza de vida es de 56 años para los hombres y 76 para las mujeres, en parte debido al desempleo, el alcoholismo y una proporción enorme de jóvenes adictos a la heroína. Ucrania posee industria pesada no competitiva, centrales nucleares obsoletas, una producción enorme de cereales y un ejército y policía teledirigidos por Moscú. Lo que no tiene es gas. Y en esa forma de energía depende completamente de su vecino ruso, al cual compra toda la partida necesaria para el consumo doméstico.  Teniendo en cuenta el duro invierno de aquellas latitudes, sería un desastre humanitario si Rusia cortase el suministro o elevase el precio.

            Además, hay que contar que en Rusia hay miles de ucranianos trabajando, que quedarían sin empleo en caso de que Rusia rompiese relaciones con Kiev.

            También está la cuestión militar. Rusia posee un Cuerpo de Ejército en el Transdniester en Tiraspol, y además tiene alquilada la base marítima de Sebastopol a la Armada Rusa, enclave estratégico situado entre el Mar de Azov y el Mar Negro. Este puerto fue escenario de durísimas batallas entre Alemania y el ejército soviético durante la segunda guerra mundial, conscientes de su importancia. Por cierto que los alemanes fueron recibidos como libertadores durante la Operación Barbarroja (invasión alemana de 1941), recordando todavía la hambruna (Holodomor en ucraniano) del bienio 1932-33, donde a causa de la política de Stalin de apropiarse de toda la producción agrícola y ganadera de Ucrania, causó entre cinco y seis millones de muertos por hambre.

            Si todo esto es así ¿Por qué le interesa a la Unión Europea la adhesión de Ucrania? ¿No traería más problemas que ventajas?

            La clave es que no es a la UE a quien interesa, es a Alemania.

            Alemania ha perdido el miedo atroz que profesaba a Rusia y Merkel ha jugado fuerte en esta ocasión. Le interesa un mercado abierto, sin aranceles, mano de obra barata donde poder exportar sus bienes y servicios (como España), y si a la vez coloca una bomba de relojería a su gran enemigo, justo al lado, mejor.

            Además, en la Plaza de la Independencia de Kiev, estaba interviniendo (según fuentes rusas) un grupo serbio llamado  Otpor, especialista en organizar revueltas pacíficas (lo hizo con Milosevic en Serbia, Moldavia, Túnez etc.), financiado por el Instituto Albert Einstein de EEUU, del cual se sospecha que a su vez recibe dinero de la CIA.

            Putin, hasta ahora comedido con la situación debido al conocimiento de la injerencia extranjera en la revuelta, llamó la semana pasada a Yanukovich, efectuándole una oferta que no podía rechazar: le bajó el precio del gas a la mitad.

            Inmediatamente, este aceptó, dejando al autoproclamado jefe de la oposición VitaliKlitschik (ex campeón del mundo de boxeo) en una situación muy complicada, inclusive para su seguridad personal.

            En dos palabras: Putin ha ganado. Es muy posible que no haya enfrentamiento armado civil; aunque hay que recordar que la última vez que Alemania intervino en un país extranjero fue reconociendo la independencia de Croacia (a la vez que le vendía todo el material bélico de la extinta República Democrática de Alemania), hecho que desembocó en la guerra de los Balcanes como recordarán los lectores.

            Ahora solo hay que esperar la respuesta rusa contra la UE. Atentos en los próximos meses a posibles acontecimientos en las repúblicas Bálticas: Estonia, Lituania y Letonia; una espina que tienen clavada en el corazón y que haría mucho daño a la UE.

            Esperemos acontecimientos.

 

 

2 comentarios to “«EL FACTOR PERICLES»: Un nuevo colaborador de LAD nos llevará a conocer la realidad de los conflictos del planeta.”

  1. Rafa, bonita portada, y buenos colaboradores, un articulo muy bueno, como sigas así dentro de nada logrosan al dia es un periodico que leera todo el mundo, enhorabuena.

    Me gusta

  2. Buen articulo me ha gustado, gracias.

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: